El césped artificial y los niños

Siempre estamos pendientes de los niños, que comen, con que juegan, que necesitan, que les hace mal y que les hace bien, y es por eso que también debemos pensar ¿juegan en el sitio adecuado? Quizás dejar a los niños en cualquier tipo de suelo, de tierra, baldosas, arena y demás, no sea la mejor opción.

Porque es una buena opción para los niños y que debemos tener en cuenta

Nosotros te traemos una nueva opción, el césped artificial. Sabemos que los niños lo tocan todo y no tienen cuidado, se caen, se levantan y se vuelven a caer. Es por esto que tener una zona cómoda y adaptada para ellos es primordial. Gracias a los últimos avances y modificaciones a la hora de fabricar el césped artificial ahora este es mucho más higiénico y anti bacterias al contrario que el césped natural. Tampoco atrae a insectos así que están a salvo de las picaduras. Es perfecto para las pieles más delicadas, como son las de los niños.

Por otro lado, el césped artificial es muy resistente, no se deforma por mucho que lo pisemos. No pincha, ni quema, ni produce alergias. Tampoco deja crecer plantas tóxicas que pueden perjudicar la salud, por lo que se puede dejar a los niños jugar tranquilamente.

A ellos les encanta revolcarse por el césped, pero con este no te tienes que preocupar por manchas, suciedad, ni restos de barro. Y al ser una superficie plana los niños pueden correr sin miedo a torcerse un tobillo u otras lesiones. También se le pueden poner diferentes bases elásticas para amortiguar las caídas y golpes, así será incluso más seguro para los niños.

Tampoco las altas temperaturas afectan al césped artificial ya que sus fibras son resistentes a los cambios de temperatura. Cuentan también con un sistema ignífugo y de drenaje para garantizar que el césped estará en buen estado a pesar de las lluvias o de que caiga algún objeto con fuego.  Puedes colocar columpios y juguetes encima de él sin miedo a que quede chafado ya que tiene memoria y vuelve a su sitio, y como hemos dicho antes amortiguaría las caídas de los niños utilizando estos columpios.

El hecho de no requerir un mantenimiento como el césped natural hace que con el césped artificial no tengas que tener maquinas ni herramientas de jardín con las que los niños pueden sufrir daños si se dejan a su alcance, y eso es una preocupación menos para ti. Por último, recordar que con un buen mantenimiento este césped te puede durar más de 15 años. Y que no solo lo disfrutaran los niños, también es ideal para que los adultos se relajen y desconecten cuando hace buen tiempo.