Consejos para el mantenimiento de jardines

En primavera la naturaleza vuelve a la carga. En poco tiempo los jardines se llenan de vida con todas sus consecuencias. No debes de agobiarte y comenzar lo antes posible, aplicando un mantenimiento de jardines.

Mantener limpio y cuidado tu jardín es una labor que conlleva tiempo y esfuerzo

En el post de hoy mencionare algunos de los trabajos de mantenimiento de jardines, para todas aquellas personas que tiene un jardín y no saben cómo mantenerlo. ¡No te los pierdas!

Las malas hierbas son un problema recurrente en jardinería. Para el mantenimiento de jardines es esencial aplicar un control continuo a las malas hierbas, mediante la instalación de riego por goteo y cubriendo los parterres con corteza de pino o grava, además con la colocación de una malla anitihierba se pueden mantener las plantas adventicias a raya por una larga temporada.

Terminado el invierno, las plantas vuelven a la actividad. Pasarán por diferentes fases (crecimiento, floración y fructificación) antes de entrar nuevamente en parada vegetativa. Ahora es cuando más alimento necesitan. Para el mantenimiento de jardines también es necesario mantener y cuidar la vegetación que lo acompaña, por lo tanto, se debe de abonar a finales de invierno y principios de otoño, utilizando abonos orgánicos bien compostados o abonos granulados de liberación lenta. Estos darán a las plantas el aporte básico en macroelementos (Nitrógeno, Fósforo, Potasio, Azufre, Calcio y Magnesio). También se le puede añadir abonos más específicos en forma de quelatos como el hierro o el cobre. Pero con lo anterior suele ser suficiente. Cómo combatir plagas y enfermedades

Con el buen tiempo también pueden aparecer algunos problemas para las plantas como parásitos o enfermedades. Si sigues estas recomendaciones evitarás estar con la mochila de tratamiento a todas horas. Para conseguir que estos problemas no sean recurrentes cada año, se deben de utilizar especies de plantas poco sensibles y bien adaptadas a las condiciones del jardín. Las especies autóctonas suelen dar buen resultado. La carencia de agua o nutrientes provoca plantas débiles más sensibles al ataque de plagas. Demasiado aporte de nitrógeno favorece la aparición de pulgón. Demasiada humedad favorece la aparición de hongos en la raíz. ¡Se debe de tener cuidado!

El césped, acabado el invierno, necesita una pequeña resiembra en algunas zonas. Esto es algo que se debe de valorar. Se debe de resembrar por lo menos 1 vez a la semana en verano (algo menos en primavera y otoño). En cuanto a la altura ideal de un césped residencial es adecuada a partir de los 5cm. No se debe de dejar que crezca demasiado, si ya es tarde se debe de cortar un tercio de golpe o el césped se debilitara. Si es necesario, se deberá de realizar varias siegas hasta llegar a la altura correcta. Cuando las temperaturas sean muy extremas se puede dejar un poco más alto para protegerlo.

El mantenimiento de jardines es adecuado realizarlo a finales de invierno, antes de que se empiece a brotar, pero eso no quiere decir que no se deben de realizar pequeños retoques en otros momentos.