¿Cómo reducir costes en el riego del césped natural?

Hoy queremos hablarte del césped natural y de qué medidas debemos tomar si queremos economizar el agua que utilizamos, para conseguir ahorrar dinero y también convertir este proceso en un método más sostenible para el planeta. El riego es un factor imprescindible para que el césped natural sobreviva, pero esto no significa que debamos regarlo constantemente, si no que es mucho más eficaz aportarle hidratación justo cuando lo necesita y en la medida en que corresponda.

Factores que te ayudarán a conseguirlo

  • Si queremos conseguir un sistema de riego más sostenible, lo mejor que podemos hacer es optar por comprar sensores de lluvia. Es un elemento muy útil que apuesta por un sistema riego más consciente y saludable, que apaga el sistema de riego automático cuando llueve, con el fin de aprovechar el agua de la lluvia, para regar el césped natural de la forma más sostenible posible.
  • Otra medida importante es instalar aspersores o difusores, que puedan regar de forma adecuada y utilizando el gasto del agua de forma inteligente. También es interesante valorar el sistema de riego que cuenta con un temporizador automático, para saber durante cuánto tiempo se hace el riego y conocer el consumo de agua que se produce. Es la mejor manera de gestionar el riego de tu césped natural de una forma inteligente, optimizando los recursos y reduciendo costes.
  • Las malas hierbas también pueden convertirse en un peligro para el césped natural, porque consumen el agua y el abono del césped y se llevan parte de la hidratación y el alimento que le proporcionamos. Lo más recomendable es acabar con las malas hierbas por completo.
  • Una siega demasiado corta provoca un mayor consumo de agua, porque el sol va directo a las raíces. Por lo que también conviene saber la forma más inteligente de segar el césped natural, para evitar este tipo de problemas.
  • Hay que elegir una variedad de césped que se adapte completamente a nuestro clima, para adecuar los cuidados y optimizar el uso del agua en el riego. Siempre puedes escoger variedades que sean más resistentes a la sequía y que no necesiten agua de forma tan asídua.
  • Utilizar materiales de excelente calidad para el riego, para evitar fugas o mala distribución del agua.
  • El mejor momento del día para regar es por la mañana, a diferencia de lo que muchas personas creen, porque es cuando menos agua se pierde durante el proceso, gracias a la evapotranspiración, es decir, la pérdida de humedad que padece una superficie por evaporación directa y la pérdida de agua por transpiración de la vegetación que se sucede.
  • Hacer un riego profundo y espaciado, para mejorar el desarrollo de las raíces.

Desde Àrea Verda esperamos que estos consejos te sean de gran ayuda, para que consigas optimizar los recursos y economizar el riego de tu césped natural.