Fabricar un jardín vertical

Cada vez son más pequeños los lugares que destinamos a plantas y cultivar todo tipo de plantas y alimentos, por este motivo, en el nuevo artículo de hoy veremos como podemos crear nosotros mismos un jardín vertical. Este tipo de estructuras ofrecen multitud de ventajas de espacio y decoración, además de ser la opción ideal para empezar a ser unos buenos jardineros.

Para realizar este proyecto necesitaremos un elemento principal para nuestro jardín, como puede ser una tubería de PVC o similar. Tanto el largo como el ancho depende de las dimensiones que queramos y de las necesidades de nuestro jardín, pero lo ideal es que haga unos 15 cm de diámetro con un largo de entre 2 y 3 metros.

Por otra parte, es necesario disponer de sustrato, el cual puede variar dependiendo del tipo de plantas que vayamos a plantas. Como buenos jardineros, debemos escoger aquel que aporte más beneficios a las plantas de nuestro nuevo jardín. Por supuesto, también debemos disponer de las plantas que colocaremos, teniendo en cuenta que su tamaño no puede ser demasiado grande. También haremos uso de algunas piezas, las cuales nos permitirán añadir soporte y estabilidad a nuestra estructura. Y finalmente, necesitaremos una tubería de riego por goteo, aunque esta parte es opcional, ya que siempre podemos regar el jardín de forma tradicional.

¿Cómo construir un jardín vertical?

Para realizar los agujeros de la tubería es recomendable realizar solamente uno en fila horizontal, es decir, una sola planta por cada fila. De esta forma, nos aseguramos como buenos jardineros de que todas las plantas disponen del espacio que necesitan para sobrevivir. Para aquellos diámetros de 15 cm podemos optar por realizar unos tres agujeros en cada fila, pero siempre que se trate de flores, si hablamos de hortalizas, lo ideal son solo dos.

Una vez hayamos realizado todas las perforaciones, es necesario colocar el jardín vertical enterrándolo, como mínimo, un 25% de su longitud total. Para sostenerlo, podemos colocarlo en un terreno abierto o en un contenedor que sea suficientemente grande para todas sus plantas. Con la finalidad de mejorar su estabilidad, podemos colocar piedras a su alrededor.

Cuando veamos que se mantiene perfectamente, debemos llenar todo el tubo de sustrato y empezar a cultivar nuestras plantas, colocándolas de forma estratégica con tal de que queden mucho más bonitas y naturales. Como jardineros profesionales, deberemos tener en cuenta muchos factores a la hora de su colocación, así como el riego que necesitarán y sus cuidados posteriores.