Mitos y verdades del césped artificial en Sant Cugat (II)

Bienvenidos un día más al blog de nuestra empresa de césped artificial en Sant Cugat, en el artículo anterior, os comenzamos a hablar sobre los mitos más comunes relacionados con el césped artificial, y como os aseguramos, en el nuevo artículo de hoy continuaremos hablando sobre esto.

Una de las cosas muy comunes que podemos escuchar en Sant Cugat a la hora de hablar del césped artificial, es que no necesita mantenimiento, y es cierto pero en cierta medida, ya que no necesita un mantenimiento ordinario, pero sí que de vez en cuando deberemos realizar algún tipo de mantenimiento muy sencillo, bastará con cepillarlo y limpiarlo un poco cada ciertos meses.

Además en algunas épocas del año, como en el otoño, deberemos retirar las hojas que caigan de los arboles, pero nada comparado con todo el trabajo que es necesario realizar en un jardín de Sant Cugat con césped natural, como cortar el césped y regar.

El siguiente mito que podemos escuchar es que es mejor el césped natural, ya que el césped artificial de Sant Cugat no ecológico, pero lo cierto es que tiene una gran cantidad de factores que ayudan a contribuir con el medio ambiente.

Empezaremos hablando del gran ahorro de agua al utilizar césped artificial en vuestro jardín de Sant Cugat, más de un 95% menos respecto al natural, además no utilizaremos ningún tipo de pesticida, fertilizante u otros químicos perjudiciales para el medio ambiente. También queremos destacar que el césped artificial de calidad como el de nuestra empresa de Sant Cugat, no utiliza substancias nocivas, por esta razón es importante que antes de comprar nos informemos de cómo y dónde está fabricado el césped artificial.

Por último queremos hablar de algo que seguir que habéis escuchado miles de veces, y es que es césped artificial no es seguro para vuestro jardín de Sant Cugat porque arde muy rápidamente, la verdad es que si caen una llama sí que se quema la fibra del césped artificial, pero en ningún caso se propaga el fuego, por lo que la llama se apagará cuando se extinga la fuente de calor.